Las 7 técnicas infalibles para redactar las introducciones de tus artículos de blog

Todos los bloggers nos hemos preguntado en alguna ocasión: ¿Cómo enganchar al lector? Si bien es cierto que la trascendencia del título es incuestionable, en el sondeo preliminar hay otro elemento que es fundamental: Se trata nada más y nada menos que de la introducción, cuyo contenido dará pie a la continuación de la lectura, o a que el usuario descarte la lectura definitivamente.

 

En primera instancia, debemos saber en qué consiste una introducción, que no es más que una vista preliminar del contenido del artículo, ensayo o noticia, a los ojos de los lectores. En el arte del periodismo, esta sección del artículo se entiende como la apertura del mismo hacia la audiencia, con lo cual, su relevancia es vital.

Toda introducción se constituye de 3 elementos básicos, a saber:

  1. Carnada: es el elemento primario que “pezca” la atención del lector hacia tu artículo. Debe ser concisa, breve e interesante, y puede estar constituida por una frase corta o una pregunta clave.
  2. Posicionamiento: luego de captar la atención de la audiencia, es necesario posicionar al lector en el tema, conectando la carnada de la introducción con el título del artículo, esclareciendo el panorama.
  3. Hipótesis: finalmente, se debe cerrar la idea introductoria con una hipótesis en la que se resuma el tema que se desarrollará en el artículo, y argumentar el por qué el lector debe quedarse con nosotros y continuar la lectura.

 

La clave consiste en presentar un título seductor y complementar éste con una introducción sustentada. A continuación te presentamos 7 técnicas garantizadas para que constituyas el preámbulo más interesante y eficaz de tus artículos en la web:

 

  1. Detalla el racional de tu contenido:

Una manera acertada de garantizar la conexión entre el redactor y el lector consiste en establecer un puente entre ambos, mediante las vivencias que motivaron la redacción del artículo. Lo anterior, va de la mano con la explicación del “porqué” del contenido, que no es más que exponer los beneficios de las ideas detalladas en la redacción. Todo lector se pregunta: ¿Me conviene leer este artículo?, ¿Qué lección o aprendizaje quedarán luego de culminar la lectura? La introducción, sin duda, debe responder a estas interrogantes.

 

  1. Apóyate en las estadísticas:

En consonancia con el aspecto anterior, la credibilidad puede respaldarse complementando el contenido con estadísticas que soporten el argumento principal del texto. La audiencia está realmente interesada en sustentar las ideas con resultados coherentes que soporten la idea principal del artículo, e induzcan a ahondar en la lectura. Sin duda alguna, las estadísticas son la manera más fidedigna de presentar resultados: comprueba tus fuentes y haz de las estadísticas un soporte base de tus publicaciones.

 

  1. Genera controversia, en su justa medida: 

Los tópicos controversiales están a la orden del día. Sin embargo, utilizar este aspecto para enganchar a tu audiencia debe ser muy bien administrado, para no herir susceptibilidades en el proceso. Es sano salpimentar los artículos a través de la controversia, siempre que esto no implique ofender o discriminar a los lectores, por lo que el respeto en las opiniones emitidas es fundamental para que esta técnica surta el efecto deseado.

En el cierre del artículo debe fundamentarse ampliamente las claves otorgadas en la introducción del mismo, explayando las ideas y despejando cualquier duda que la controversia inicial haya podido generar en el contenido.

 

  1. Cita hechos y personajes de la vida real:

Hacer mención a personajes célebres, contemporáneos o no, y fundamentar el contenido del artículo en las experiencias de estos individuos, es una herramienta acertada para obtener la atención de los usuarios. Todos hemos leído alguna reseña biográfica o alguna anécdota sobre seres influyentes de nuestra era como Bill Gates, Steve Jobs o Mark Zuckerberg, porque todos de una u otra manera queremos replicar la fórmula del éxito de estos genios en nuestro acontecer personal o profesional.

De acuerdo con la Comunidad de Tecnología de Marketing en LinkedIn, “el 57% de lo que hace a una historia atractiva, es el storytelling”; esto es, la capacidad de contar historias basadas en hechos reales, que ayuden al lector a sentirse identificados y a motivarse con la lectura, dado el precedente que se detalla. Ejemplificar el grueso del artículo a través de las vivencias de personas exitosas provee al contenido de una carga verídica que induce al lector a continuar en el recorrido, captando su atención de una manera profunda.

Una forma de complementar el uso de esta técnica, consiste en emplear imágenes que sustenten el texto, sembrando la idea intensamente en la mente del lector.

 

  1. Emplea comparaciones o metáforas en tu redacción:

En el mismo orden de ideas de la técnica anterior, si ejemplificas el tema a desarrollar, podrás aterrizar el artículo y garantizar el máximo entendimiento para tus lectores. Tanto la metáfora como la comparación son recursos del lenguaje que permiten recurrir a un aspecto específico para explicar otro, por lo que se trata de una técnica ideal al momento de ilustrar un aspecto en específico.

En este caso, es factible emplear las siguientes expresiones: “como”, “igual que”, además de comparaciones indirectas. Es una forma de disminuir la brecha entre tu tema y tu audiencia, hacer que éstos últimos se sientan identificados con el tema que se está planteando y que, por ende, se interesen cada vez más y más en la lectura.

 

  1. Indica lo evidente:

El lector se sentirá atraído por un artículo cuya introducción resalte lo que es ya de su conocimiento. A través de esta práctica, se establece un enlace con el usuario que permite una percepción clara y precisa de la idea principal, y que induce a continuar con la lectura del resto del contenido. Puede enfatizar en lo obvio colocando una pregunta abierta, o acudiendo a sentencias ampliamente conocidas por el colectivo, con la finalidad de generar una conexión entre usted y su audiencia.

Para reforzar este punto, luego de indicar lo obvio, realce este tema con la inclusión de elementos persuasivos, o la combinación de esta técnica junto a cualquiera de las antes expuestas en el presente artículo.

 

  1. Utiliza preguntas capciosas:

Sin incursionar en temas con tecnicismos muy específicos, es factible acudir a las preguntas ingeniosas para abrir la curiosidad del lector y engancharlo en la lectura. Resulta un hecho infalible la propensión a leer artículos cuyas introducciones contienen preguntas, ya que la naturaleza humana motivará al lector a encontrar la respuesta a sus interrogantes.

 

Con el empleo de las 7 técnicas descritas previamente, estamos seguros de que la captación de audiencia a través de la introducción será cada vez mayor. Siempre que un artículo de buena calidad esté respaldado por una introducción ingeniosa, el éxito de la redacción está garantizado.

 

Facebook Comments

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *